Termas de Outariz

 

Proyecto: Termas Outariz
Emplazamiento: Ourense
Colaboradores: Shin’ichi chino, arquitecto, Takuya Ozawa, Seiki Murashige, Javier Saez Eguidazu, arquitectos, IBERNISHA SL, Pablo Villuendas, ingeniería agua termal, 3D3, ingeniería de estructuras
Aparejador: César Añel Pollos
Constructora: Edimiño s.l.
Obra: junio 2006 - junio 2008


Superficies:
Edificación: 1.671,29m2
Urbanización: 4.129,48m2
Piscinas calientes: 359,68m2/243,81m3
Piscinas frías: 18,48m2/12,87m3

El proyecto plantea el aprovechamiento de las aguas termales de las fuentes que afloran en esta zona, para el disfrute público y de una forma higiénica, relajante y controlada para su mantenimiento duradero. Aplicamos un conocimiento que nos brindan otras culturas en el uso y disfrute de las aguas termales. De la lengua Japonesa destacamos las palabras, Onsen, baño termal, Ofuro, bañera o piscina de agua caliente, y Rotenburo, piscina termal abierta al cielo. Utilizamos esta terminología para identificar una manera de cultura del termalismo que complementa a la larga existencia del termalismo que se remonta a la era Romana en Ourense. Creamos unos Baños Termales al aire libre, un Onsen con Rotenburo.

El diseño de esta terma tiene el mismo corte funcional al proyecto de las Caldas del Obispo, que se esta disfrutando en la Chavasqueira, 3 km. aguas arriba.

Consideramos posible la explotación y uso de las aguas termales de esta ciudad de una forma diferente. Expresamos que esta forma de explotación puede dar acceso al público en general, tanto a niños, jóvenes o mayores, al termalismo de una manera más asequible y cotidiana desarrollando una cultura de baños diferente. Se entiende como una forma de relajación y aseo con carácter momentáneo ya que supone un momento en la actividad diaria de la persona. No compite con infraestructuras más elaboradas sino que al contrario fomenta el disfrute y la cultura hacia el termalismo. Es tan fácil como, llegar, cambiarse, ducharse y sumergirse durante unos minutos en el agua termal de cualidades específicas, secarse, tomarse algo de líquido y algo de picar y marcharse. Se invierte el tiempo que se desea o del que se disponga. El resultado terapéutico y de relajación es inmediato.

Desarrollamos este concepto con la mínima infraestructura posible dotándole de un ambiente especial. Intentamos que la gente disfrute del termalismo de una forma más asequible tanto del punto de vista económico como del punto de vista físico. El edificio se construye en estructura de madera que le acerca a la naturaleza dándole un carácter más suave que ayuda a entender que uno entra en un sitio diferente. La estructura de la envolvente está formada por 13 medios arcos elípticos de madera laminada, apoyados en un muro de hormigón armado corrido en su parte inferior, y cosidos en su borde superior y apoyados sobre pilares de madera. También lo es de madera laminada la estructura interior que soporta la entreplanta.

Se levanta esta planta sobre machones de piedra de musgo para posicionarla a la cota necesaria para evitar la avenida del río en su máxima avenida de 500 años. En este espacio que queda ya a nivel topográfico se define todo el programa de baños, interiores y exteriores. Las piscinas interiores quedan dentro de la geometría del edificio y las exteriores aunque apoyadas en las líneas generatrices del edificio adquieren formas naturales. El edificio se curva con la idea de arropar la zona de baños del ruido de la vía de acceso a la ciudad, al ser el espacio de emplazamiento muy constreñido. La cubierta se realiza con piezas de pizarra verde de dimensiones 60x40cm solapadas. El aspecto de metáfora náutica es el denominador común de todos los edificios situados en las riberas proyectados por nosotros y que este completa.

El funcionamiento de las piscinas básicamente consiste en un circuito de agua termal que intercambia calor y disminuye la temperatura de salida de 62 grados a 38-40 grados centígrados. El agua discurre de forma descendente a las piscinas y es limpiada a través de filtros depuradores para mantenerla higiénicamente limpia de residuos orgánicos. Se utilizarán barras de ayuda en algunos lugares para ascender y descender a las piscinas. Dadas las posibilidades de anegación del área de las piscinas por las crecidas del río utilizamos para el diseño de la jardinería especies arbustivas autóctonas de borde de ribera que sujetan bien el terreno frente a las erosiones del agua. Se planta bambú en la zonas más altas del Onsen.

Para consolidar el solar y evitar su erosión utilizamos un sistema de escollera que se asienta sobre el firme. De esta manera nos levantamos de la cota del camino de pescadores que bordea en su parte sur sobre dicha escollera. Esta será más elevada en sus partes más extremas por un lado en su parte este para contener el arrastre del agua y en su parte oeste para levantar el edificio de nueva planta a la cota deseada. Entre las piedras que forman la escollera se asientan los arbustos en su parte externa e interna al recinto. La pavimentación del plano horizontal que constituye la base del edificio nuevo en su interior y exterior, y el corredor, se utiliza pizarra verde de forma uniforme. En las zonas que rodean las piscinas se utilizará una combinación de plataforma de maderas, rocas y solera de cuarcita amarilla, de disposición definida en obra. El acceso se resuelve, en la escalera y la rampa de losa con canto lavado como acabado con divisiones cada 5 m. El recinto se cierra con una valla de 2.0 m. de altura sobre un tacón de hormigón de 30cm, para limitar el acceso al mismo. Esta se constituye de una malla metálica con postes de acero empotrados en dados de hormigón enterrados y separados según norma constructiva. En sus dos caras se coserá a la misma un revestimiento de caña completa de bambú seco de la misma altura que el mallazo metálico, puesto en sentido vertical.La iluminación que se considera en la zona de urbanización (exterior a la edificación) es ambiental de baja intensidad para crear un espacio más relajado. Luces indirectas de creación de ambientes.

El proyecto consiste por tanto en la utilización de unas fuentes termales para uso y disfrute del público de una forma más estructurada desde el punto de vista higiénico y de disfrute lúdico con un contacto directo con la naturaleza.